Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

«Porque tuve hambre y me diste de comer» (Mt 25, 35)

Un poco de historia… cómo nacen las capillas de adoración en Santa Marta

Todo comenzó con la preparación y la realización del primer Congreso Eucarístico, que se llevo a cabo del 12 al 15 de Mayo de 2011. Cuando el Señor pide el congreso, pensamos el comité central encargado de la preparación, en unos objetivos y unos frutos espirituales y materiales. Las capillas de adoración; diurnas, nocturnas, temporales o perpetuas, son frutos de este primer congreso.

A la luz del congreso, nace la primera capilla de adoración perpetua en la comunidad de los Sagrados Corazones de Jesús y de María en Santa Marta, junto al Asilo Sagrado Corazón. Luego se vio la necesidad de construir una capilla que fuera exclusiva para la adoración; el P. Héctor Fabio Nagles, quien fue el director ejecutivo del primer congreso eucarístico y rector de la Capilla de los sagrados corazones, se pone a la tarea de construir un espacio para albergar a nuestro Amo Sacramentado. Con la ayuda de los adoradores y devotos de la eucaristía se culminó la obra, inaugurándose el 16 de junio del 2012. Monseñor Ugo Puccini Banfi, obispo de la diócesis, la bendijo en medio de la alegría y el júbilo de multitud de fieles.

Como la capilla es visitada por fieles de toda la ciudad, un buen grupo de ellos residentes en El Rodadero, le piden a su párroco, P. Manuel T. Agudelo Marín, quien fue en su momento el coordinador general del congreso eucarístico, que construya una capilla de adoración que recoja a todos los fieles adoradores de ese sector y lugares aledaños, además de los muchos turistas que buscan el encuentro con el Señor en la adoración. Nos pusimos a la tarea y en cinco meses se hizo la obra, inaugurándose el 8 de diciembre de 2012. Monseñor Ugo Puccini bendijo la segunda capilla. Que regalo del Señor para Santa Marta, dos capillas de adoración en un año. Son miles de fieles que escuchan el llamado del Señor y pasan minutos y horas en continua oración. Cuantas bendiciones y conversiones, sanaciones y milagros se obran continuamente a través de las capillas de adoración.

Ahora está en proyecto la tercera Capilla de Adoración, en la parroquia Santa Marta, sector El Pando, con el P. Osvaldo Herrera a la cabeza. Ya se han hecho los planos y se están haciendo actividades para la construcción. Quiera Dios que veamos concluida esta obra para el Señor, que será fuente de grandes bendiciones para todos los fieles de las parroquias que están en ese sector.

Por lo anterior, y desde mi propia experiencia como sacerdote que anima la adoración perpetua en la parroquia a mi cargo, he elaborado este folletico que recoge algunos consejos de San Pedro Julián Eymard, patrono de los congresos eucarísticos, y gran impulsor de la Adoración Perpetua. Unos apuntes teológicos del magisterio petrino sobre la santísima eucaristía. Terminando con una guía práctica y normativa sobre el buen funcionamiento de las Capillas de Adoración.

Espero que sirva para animar al obispo, a los sacerdotes y fieles laicos que desean tener capillas de adoración en sus parroquias. Que vengan muchas capillas de adoración, y ojalá perpetua, para que sean transformados las comunidades parroquiales con sus sacerdotes y los corazones de todos los que buscamos al Señor.

El pasado 8 de Julio el Papa Francisco en la Santa Misa con seminaristas, y religiosos en formación de todo el mundo, en la basílica del San Pedro, en su homilía, les decía: “La evangelización se hace de rodillas”, sean siempre hombres y mujeres de oración. ¡Sean siempre hombres y mujeres de oración! Sin la relación constante con Dios la misión se convierte en función. Pero que tú trabajes, como sastre, como cocinera, como sacerdote, ¿trabajas como sacerdote, trabajas como religiosa…? No. No es un oficio, es otra cosa. El riesgo del activismo, de confiar demasiado en las estructuras, está siempre al acecho. Si miramos a Jesús, vemos que la víspera de cada decisión y acontecimiento importante, se recogía en oración intensa y prolongada. Cultivemos la dimensión contemplativa, incluso en la vorágine de los compromisos más urgentes y acuciantes. Cuanto más les llame la misión a ir a las periferias existenciales, más unido ha de estar su corazón a Cristo, lleno de misericordia y de amor. ¡Aquí reside el secreto de la fecundidad pastoral, de la fecundidad de un discípulo del Señor!”

Manos a la obra, porque como decía Pablo VI, el mundo de hoy necesita, mas testigos que maestros.

Pbro. Manuel T. Agudelo Márin
Presidente